Burlando no es más el abogado de Vicky

Burlando no es más el abogado de Vicky

Era difícil hacerle entender algunas cosas a Vicky”. Con esas palabras, Fernando Burlando comenzó a explicar los motivos por los cuales dejó de representar (al igual que Elba Marcovechio) a Xipolitakis, en la causa que la mediática le inició al padre de su hijo Javier Naselli, por “lesiones y maltratos”. Los abogados tampoco se harán cargo del divorcio, que se encuentra en trámite.

El letrado platense brindaba un móvil a “Intrusos” argumentando que “es un ciclo cumplido, se la defendió de la mejor manera en diversas causas con resultados muy beneficiosos”, pero en este caso falló “la relación abogado cliente” porque les fue “muy difícil hacerle entender algunas cosas a Vicky.

En medio de sus explicaciones, un llamado de Vicky Xipolitakis cambió todo el panorama. La damnificada pidió salir en vivo y lanzó un reclamo: “Fer, sabés que te adoro y nunca me voy a pelear con vos, pero humanamente me desilusionaste. Nunca te voy a dejar mal parado porque como abogado sos buenísimo, pero yo prioricé una amistad antes que el trabajo”.

Para el abogado, estaban hablando de “lo mismo”, aunque un poquito puso el dedo en la llaga: “Vicky, es lo que te dije siempre: quien eligió a Nasselli para compartir una vida fuiste vos, no fui yo”. Ahí, la griega le reclamó que se “comió” una “desobediencia” en el expediente por una “desprolijidad”, que por eso se “abría” y llevaba el caso a Estados Unidos. “Juro por Dios que esta mamá va a hacer justicia”, precisó Vicky, quien alegó “este no es un caso para mediatizar sino que es un caso para trabajar”.

Burlando le repitió que la Justicia le “respondió inmediatamente” con la restricción de acercamiento y la fijación de alimentos provisorios y que “la Justicia Penal llama a indagatoria a Nasselli. Vos tenés que entender qué es lo que podés pedir”.

“Me hacés quedar mal, como que no entiendo las cosas”, le reprochó Xipolitakis, que rápidamente obtuvo una respuesta desde el otro lado: “No me podés hacer quedar mal porque yo hago las cosas muy bien, Vicky”. Ella le agradeció pero reconoció que en este momento de su vida “hay un montón de cosas que no voy a dejar pasar” y, dirigiéndose al magistrado de la causa -como si estuviera presente y escuchándola- pidió: “Señor Juez, por favor solucione esto porque estoy atravesando unas necesidades impresionantes”.